José Beltrán Cristóbal


José Beltrán Cristóbal (Ateca 1905-1963), hijo de un Recaudador de Contribuciones del Partido, entró en el mundo laboral como aprendiz de comercio, ejercitando en varias casas de renombre de Zaragoza y Sigüenza. En esta última ciudad contrajo matrimonio y, en 1936, vino a establecerse en su pueblo natal montando un comercio de tejidos y ferretería que, más tarde, compaginaría con una pequeña industria de muebles.

Hombre dinámico y preocupado por el bienestar de sus convecinos y el futuro de su pueblo, no rehusó cuando fue nombrado por el Gobernador Civil como Alcalde Interino de la Villa en marzo de 1953. Trabajó con denuedo, durante los tres meses que duró su mandato, en la captación de aguas en Valmayor para abastecer la fuente de San Martín y en el proyecto de traída de aguas del Encañado a la fuente de la Plaza; aprobó el Reglamento de la Banda Municipal de Música y retomó el proyecto de la carreterera Ateca-Cervera de la Cañada, desestimado en 1927 y 1945.

Fue artífice fundador del Casino de Ateca en 1956, institución recreativa que, durante años, fue escenario de inolvidables veladas en Fiestas y noches de fin de año, además de ejercer obras culturales como el patrocinio de la Rondalla de San Blas o la concesión de becas de estudios de bachiller entre alumnos destacados y de pocos recursos.

Su recto sentido de la Justicia le acarreó no pocos disgustos que le llevaron, en ocasiones, a la dimisión de sus cargos antes que ceder ante pretensiones interesadas.

Amigo de la fiesta de los toros, formó algunos años sociedad con otros vecinos para dar los festejos taurinos de Septiembre.

Aficionado a la poesía, hizo de su esposa su principal Musa sin desdeñar otros motivos de inspiración, entre ellos las cosas de su pueblo.

LA NOVILLADA (1949)

Pronto saldrán de la dehesa,
con mansos y mayorales
los toros de nuestra fiesta;
pronto… estarán en ésta,
metidos en los corrales.

Luego vendrán las visitas
y, después, los comentarios
propios de la fiesta típica,
y por último… las críticas
o aplausos del vecindario.

En seguida, el día siete,
alegre y optimista,
porque así ya se presiente;
y, para el día siguiente,
orejas a los artistas.

Hay utreros y cuatreños
que despacharán los ases
con arte.. y con empeño;
y será un día risueño
entre toros y compases.

Viene Curro y su cuadrilla,
el novillero puntero
que torea a maravilla;
y Blanquito, que siempre brilla,
dispuesto a ser el primero.

Habrá pases de tanteo
por los dos grandes puntales
de Aragón… en el toreo,
y después de un recreo
veremos los naturales.

Hay toros de campanillas
y novilleros punteros;
los dos pondrán banderillas
y, luego, con las mulillas,
solitos al matadero.

Vestid el cuerpo de gala
y el corazón de optimismo,
que es el día que se aclama
a la Virgen de la Peana,
con funciones, toros y ritmo.

¡OH, SEÑOR… ¡ (1963)

¡Oh, Señor majestuoso,
que tantas cosas hiciste
con saber prodigioso,
y en todas ellas pusiste
ese poder misterioso
que nos gobierna y asiste,
y que siempre es tan hermoso,
lo mismo si nos aflige
que si es poder venturoso!

¡Qué tienes con tu portento
que a todo el que a Ti adora
lo dejas siempre contento,
igual si ríe, que llora;
que si bien le sale el cuento
o tiene una mala hora;
igual si llega el momento
de unir su amor con la boda,
que de hacer su testamento!

¡Qué grande es tu poderío
que sabe unir voluntades
y sabe crear los ríos
y crea también los mares,
como le creas al crío
a su padre y a su madre,
para que encauce su brío
y, aunque corra y se desmande,
llegue a sus brazos rendido!

El elefante y la hormiga,
la torre y el campanario,
el aire que se respira,
el ruiseñor y el canario,
la tierra con esa espiga
que es el sustento diario
y el poder de darnos vida:
que no lo hacen ni los sabios.

Esa luna y las estrellas,
ese sol que nos calienta,
el trueno que tanto enseña
en los días de tormenta;
ese sabio con su mente
para que cree instrumentos
y beneficie a la gente.
Ese bello firmamento,
esos ríos y esas fuentes
donde se sacia el sediento
y obliga a que las simientes
nos críen los alimentos.
Todo es, Señor, tan sublime,
tan hermoso y tan perfecto,
que hasta amas y redimes
y en tus brazos nos recibes
cuando el cuerpo ya está yerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s