Poemas anónimos


Tampoco han faltado personas que, desde el anonimato, han querido honrar a nuestra Patrona, o hacer apología de nuestra patria chica o de la mujer atecana. Su modestia o timidez nos privan de conocer la personalidad de estos autores, pero no podemos dejar en el olvido su aportación.

PARA ATECA (1950)

Si yo tuviera talento
para cantar tus virtudes
como las veo y las siento,
alto como el firmamento
te pondría, ¡no lo dudes!

Eres fértil por tus ríos,
noble por temperamento,
de carácter fuerte y frío,
pero con alma de crío
que perdona en el momento.

Nada sabes de rencores
por que tienes corazón
y el amor de tus amores
son: el campo, sus labores,
la verdad y la razón.

Para conocerte a fondo
hay que saber comprenderte
y calar en ti muy hondo
y, hasta el que no es oriundo,
termina, así, por quererte.

De entrañable llevas fama
porque tu regazo acoge
a aquél que en tu puerta llama,
sea hombre, sea dama,
venga rico o venga pobre.

Tienes tu torre mudéjar,
y otra más que está torcida
que a muy pocas se asemeja,
y una momia ya muy vieja
que enseña lo que es la vida.

Eres claro y transparente
como el agua cristalina
que vierten tus mismas fuentes,
y llevas alta la frente
porque nada te mancilla.

Tienes por dosel las plantas
y por jardín tus virtudes;
y, cuando la jota cantas,
el eco de tu garganta
se confunde con las nubes.

Tienes también un Jalón
que casi tu vega baña
para que, así, tengas don;
y, como gran galardón,
a la Virgen de la Peana.

Eres, como la paloma,
mensajero de paz
que en tu carácter asoma;
eres la cima, la loma,
¡eres todo majestad!

CORRE MAQUINISTA, CORRE (1953)

Llegó la hora de partida
y el jefe, sonando el pito,
da la señal de salida;
aquí, un adiós; allá, un grito;
más allá, una despedida.

Parte el convoy lentamente
con su carga y sus viajeros;
atrás, la vida latente
de una ciudad, y luceros
que asoman por el Oriente.

Corre, corre, maquinista,
que me agobia la alegría
sintiendo ansiedad mi vista
por ver, cumplido en su día,
ensueño tan optimista.

Que esta noche septembrina,
justo pago a mis desvelos,
mi corazón ilumina
de alegría y de anhelos
en mi vida peregrina.

La marcha no la aminores,
no demores el camino,
que voy a rendir amores
a quien guía mi destino
entre paz y sinsabores.

Corre más, que ya llegamos
a mi tierra, a mi Aragón,
donde todos nos amamos:
que esta tierra es corazón
y lo que tenemos, damos.

¡Cuántos años transcurridos
sin verte a Ti, Madre amada!
¡Cuántos trabajos sufridos
en mi vida deshojada
por sinsabores tenidos!

Mas… ya me encuentro a tu lado,
mi Virgen de la Peana:
y cual lo estuve soñando,
al Ángelus de mañana
me tendrás arrodillado.

Para verte y contemplarte
pegadito a tu regazo;
en éxtasis adorarte
y, unido a Ti en fuerte abrazo,
nunca jamás olvidarte.

PARA TI (1954)

Detén tu paso un instante
linda mujer atecana;
que tu figura arrogante,
por ser gentil y ser llana,
no hay artista que la cante.

Tus ojos, cual noche oscura,
son diamante tan potente
que, en medio de la negrura,
brillan con luz refulgente
realzando tu hermosura.

Tu lindo y bello cabello,
en sortijas naturales
va flotando por tu cuello
para mal de los mortales,
por ser tan suave y tan bello.

Tu boca, linda granada,
con gracia partida en dos,
para igualarla no hay nada,
porque en ella puso Dios
sonrisa pura y sagrada.

¿Cómo te llamas? ¿Ester,
Mercedes, Lola, Pilar…?
El nombre no es menester
para quien te llegue a amar,
por ser tan linda mujer.

Mas, siendo belleza tanta
la que adorna tu figura,
al hombre, por sí, no encanta
si no acompaña ternura
y tira un poquito a santa.

Que los hombres admiramos
el alma y el corazón;
y esos dones más humanos,
con suma delectación
y gran efusión, amamos.

Para ti, mi admiración,
puesto que soy atecano:
que tu noble corazón
inspira veneración
y, a la vez, amor de hermano.

Que más efluvios de amor
inspira la honestidad
y el simpático candor…
que la fastuosidad
¿Quién te lo dice?
…EL AUTOR.

SALVE A LA VIRGEN DE LA PEANA (1963)

Salve, Madre Bendita de los hijos de Ateca,
Divina Mediadora de nuestras peticiones;
lámpara siempre viva de nuestras devociones,
y guía bondadosa de las celestes gradas.

Vuelve hacia nuestra vida tu mirada clemente,
y ponga tu pureza tu deseo en calma
porque las turbias aguas en que naufraga el alma
se muden en un alba de sol resplandeciente.

Llenas eres de gracia, por obra de Dios mismo,
y el Señor es contigo, porque fuiste elegida;
y Bendita Tú eres, azucena florida
y fragante, a las auras del divino lirismo.

Y bendito es el fruto de los claros sembrados:
que en tu vientre encarnaron al Divino Cordero;
y eres Tú, del firmamento el más claro lucero
y Madre, sin mancha alguna, de los atecanos.

Cuando al fin de los días, nuestra vida marchita
se doblegue al cansancio del anhelo infecundo
al pasar las fronteras desoladas del mundo,
no nos falte el consuelo de tu llama bendita,
mas cúbrenos con tu manto, Patrona de Ateca,
y danos la esperanza de tu divina ayuda.

A MI VIRGEN DE LA PEANA (1997)

He tenido la ventura
de arrodillarme a tus plantas
entre todo un pueblo entero
que te reza y que te canta;
te he visto pasear
llena de luces y galas
en un ocho de Septiembre
por las calles atecanas;
me has parecido hermosa,
gentil, exquisita, guapa…
menudita tu figura
sobre una linda peana,
lanzando destellos de oro
tu corona y tu mirada.

Te he visto entrar en la plaza
y me he parado a pensar:
si amor con amor se paga,
y es verdadero el amor
del pueblo que te engalana,
no tendrás que negarte nunca
a interceder con tu gracia
para que tengan tus hijos
lo que les puede hacer falta:
más paz, amor y esperanza…
que cuando en un pueblo hay paz,
los que lo forman se aman,
y se perdonan errores,
y no se envidian ni se engañan.

Si esto ocurriera en Ateca,
cuando paseas sus calles
como Reina Soberana,
sería muy poco el eco
de las campanas al aire
para hacer saber al mundo
tu satisfacción de Madre,
a quien rinden pleitesías
en el templo y en la calle
y te ves dueña y señora
de afectos y voluntades…

Eres Tú, Madre mía,
mi Virgen de la Peana,
la que amparas con tu manto
atecanos y atecanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s