LA FAMILIA LOS ACERO


Publicado en el Semanario La Comarca de Calatayud el 11, 18 y 25 de octubre de 2013

Acero Pelegrín (Felipe). Nacido hacia 1801 en Fuentelsaz (Guadalajara). Casado con Manuela Bergés Mínguez, de Villalengua, con la que tuvo dos hijos: Filomeno y Francisco. Falleció en Ateca el 23 de abril de1870.

Vecino de Ateca en el siglo XIX. Tendero. Suministraba la cera (velas, hachas, etc.) a la Hermandad de la Soledad.

Fue sargento 2º de las Milicias Nacionales creadas en Ateca el 27 de octubre de 1822 al amparo del Decreto de 20 de abril de 1820 para velar por el orden dentro del pueblo.

En 1861 Bruno Oroz Rubio y José María Hueso Domínguez adquirían de bienes Nacionales los molinos harineros de San Martín y La Solana respectivamente. El 8 de noviembre del mismo año formaron una sociedad limitada para la fabricación de harinas en consorcio con José María Gimeno Moros, Bernardino Azpeitia Badules, Evaristo Gómez Félez, Gervasio Ucelay Erruz y Felipe Acero Pelegrín. El molino de san Martín, sito en la calle Arenal, número 1, (hoy Bodeguillas) lo dedicaron a fábrica de harinas, y el molino de la Solana lo dejaron con la misma función de moler a maquila. En 1864 compraron la herrería que estaba en el número 2 de la calle de Las Bodequillas y, al año siguiente, adquirieron otra casa aneja a la fábrica. Así pudieron construir un edificio de tres plantas y bajos. Allí sería donde se trasladaría la fábrica de Hueso en 1914.

Hecha la fábrica, el 2 de enero de 1865 elevaron a instrumento público ante el notario Pascual Soriano, la sociedad La Industrial Harinera creada bajo la razón social Gimeno-Azpeitia y Compañía, destinada a la producción y venta de harinas y demás productos y la cría compra y venta de aves y cerdos cuando las circunstancias lo aconsejaran. Su séptima parte la heredarían sus dos hijos.

Acero Bergés (Francisco). De Ateca. Hijo de Felipe Acero Pelegrín y de Manuela Bergés, y hermano de Filomeno. Casó (en la casa de la novia) el 30 de noviembre de 1862 con Faustina Hueso Domínguez, hija de Aniceto y Cristina, con la que tuvo dos hijos: Felipe y Cándida. Era, pues, cuñado del fundador de Chocolates Hueso.

Primer Teniente de Alcalde en 1873, participó en el acto de proclamación oficial de la Primera República en la plaza pública de Ateca el día 4 de mayo de 1873 dándole a la plaza el nombre de “Plaza de la República”. Ese mismo año contribuyó con 8.235 reales para la fortificación del pueblo con motivo de la Tercera Guerra Carlista.

En 1871, Pascual Gil (casado con Rosa Bonasa Gotor) había pasado el dominio útil de su fábrica de papel blanco a sus hijos Juan Manuel y Zacarías. Zacarías pasaría sus derechos a su hermano mosén Pascual Gil y, en 1885, la vendieron ambos a Francisco Acero Bergés. El dominio directo de la fábrica había pasado en fecha desconocida a Fernando Urriés y Josefa Arús que lo habían vendido a Francisco Acero, por lo que éste quedó dueño absoluto de la fábrica.

A la muerte de su padre heredó, junto con su hermano Filomeno, la séptima parte que aquél tenía en la sociedad harinera Gimeno-Azpeitia y Compañía. Más tarde, cuando en 1889 se disolvió la sociedad, se hicieron dos lotes: uno compuesto por la fábrica de harinas de san Martín, la casa conocida como La Pollera, la casa grande y huerto del Prado y otros activos; y un segundo lote compuesto por el molino harinero de la Solana, la casa y huerto pequeños del Prado y otros activos. Don Filomeno, su hermano Francisco, y Martín y Micaela Gómez se quedaron con el segundo. Su parte pasó a su hijo Felipe Acero Hueso que la vendió en 1914 a doña Vicenta Chueca, viuda de Mariano Montón, y ésta, en 1916 a don Francisco Hueso de la Orden que con las partes de Martín y Micaela, que también compró, quedó dueño de las ¾ partes del lote y Filomeno del otro 1/4.

Del partido Republicano, en las elecciones de 1891 salió elegido concejal por el distrito del Centro (barrio de la Iglesia), junto con Mariano Sicilia y Blas Pérez. Por el distrito de san Martín salieron elegidos Cirilo Bendicho y Sixto Campos.

En 1901 era propietario de una fábrica de electricidad en la calle Bodeguillas (en las balsas de arriba de la acequia Piedra) que suministraba energía a la Compañía Eléctrica de la Cañada.

Acero Bergés (Filomeno). De Ateca. Hijo de Felipe Acero Pelegrín y de Manuela Bergés, y hermano de Francisco. Casó con Vicenta Jarabo Alonso, de Ibdes. El matrimonio no tuvo hijos, pero adoptaron a María de 39 años y a Manuel, de 33, hermanos de la esposa y solteros, y a Manuela Larraga Jarabo, de 22 años, sobrina de la misma, casada y vecina de Roa, por haberles criado desde pequeños, a los que constituiría, junto con Baltasar Jarabo Alonso, en herederos universales.

Adinerado comerciante y hombre de negocios, amasó una notable fortuna que invirtió, sobre todo, en la compra de propiedades urbanas y rústicas.

Tenía el comercio en su casa de la calle Real, número 11 (hoy número 5), que había comprado en 1879 a Ramón Garcés de Marcilla y Celsa Erruz Tutor, Baronesa de la Torre Erruz, cónyuges, que, a su vez, la habían heredado de Joaquín Garcés de Marcilla y Vilanova. Otras propiedades urbanas y rústicas que se le reconocían son las casas número 6 y 30 de la calle del Río (Goya), la de la calle Real, número 11, y la finca rústica Torre de los Catalanes, amén de otras muchas de menos valor.

A la muerte de su padre heredó, junto con su hermano Francisco, la séptima parte que aquél tenía en la sociedad harinera Gimeno-Azpeitia y Compañía. Más tarde, cuando en 1889 se disolvió la sociedad, se hicieron dos lotes: uno compuesto por la fábrica de harinas del barrio de san Martín, la casa conocida como La Pollera, la casa grande y huerto del Prado y otros activos; y un segundo lote compuesto por el molino harinero de La Solana, la casa y huerto pequeños del Prado y otros activos. Don Filomeno, su hermano Francisco, y Martín y Micaela Gómez se quedaron con el segundo. Tras varias vicisitudes, las partes de estos tres últimos pasaron a manos de D. Francisco Hueso de la Orden en 1916 quedando el lote en manos de éste (3/4) y Filomeno (1/4).

En la casa que había comprado al matrimonio Garcés de Marcilla-Erruz se había construido un teatro en la parte de atrás, o de los corrales, tomando las alturas de las plantas primera y segunda. El negocio debía ser próspero porque en 1906 se constituyó la Sociedad Anónima “Liceo Atecano”, creada para la promoción y explotación del nuevo teatro Liceo Atecano de la cual era socio y presidente de su Consejo de Administración.

Cuando en 1913 se hizo expediente de quiebra se le nombró síndico pero no lo vio resuelto porque falleció en junio del año siguiente. Sin embargo, su viuda, siguió en el negocio comprando una tercera parte indivisa del teatro a Juan Mazón Mazón cuando éste se lo quedó en pública subasta. Finalmente se haría dueña absoluta.

De su actividad política sabemos que fue Teniente de Alcalde en 1887 porque presidió la novillada de aquel año. El mismo cargo desempeñaba en 1898, cuando se formó una comisión integrada por él, Luis Félez y el Diputado Provincial Ignacio Garchitorena para ir a Zaragoza a pactar con la Diputación el pago en plazos de la cantidad del Contingente Provincial que se le adeudaba.

En 1900 era concejal y fue uno de los que apoyaron la solicitud de Luis Parral para instalar en Ateca un colegio de Segunda Enseñanza.

Acero Hueso (Felipe). De Ateca. Propietario. Hijo de Francisco Acero Bergés y de Faustina Hueso Domínguez (ambos de Ateca). Abuelos paternos, Felipe Acero (de Fuentelsalz, Guadalajara) y Manuela Bergés (de Villalengua). Abuelos maternos, Aniceto Hueso y Cristina Domínguez. Sobrino de Filomeno y Vicenta Acero Bergés por parte de padre, y de José María Hueso Domínguez, por parte de madre.

Alcalde ejerciente en febrero de 1906.

Miembro de la sociedad (Sociedad Anónima “Liceo Atecano”) creada en 1906 para la promoción y explotación del teatro Liceo Atecano y Vocal-contador de su Consejo de Administración.

Republicano, a finales del siglo XIX participaba en tertulias de amigos de ideas afines.

Concejal en 1908, entró a formar parte de la Junta de Instrucción Pública de acuerdo con el R. D. de 7-2-1908.

Teniente de alcalde en 1911. Con el concejal Baldomero Benito fue delegado para asistir al entierro de don Joaquín Costa.

El 23 de julio de 1916 formó parte de la comisión creada para estudiar y redactar cuantas reclamaciones procedieran a los poderes públicos por la riada del 22. Formaban la camisón: Miguel Galindo, Fernando Hueso, Domingo Tarrio, Esteban Azpeitia, Florentino Azpeitia, Eufemio Abad, Ángel Sánchez, José María Montón, Ramón María Gimeno y él mismo.

Acero Jarabo (Manuel). Hermano de Vicenta Jarabo Alonso, de Ibdes, casada con Filomeno Acero Bergés. Junto con su hermana María y su sobrina Manuela Jarabo Alonso, fueron adoptados por el matrimonio de quienes recibieron los apellidos. Fue heredero por partes iguales de los bienes de Vicenta Jarabo con su hermana María y su hermano Baltasar, y su sobrina Manuela. Trabajó en el comercio de tejidos, paquetería y ferretería de su padre adoptivo. Muerto éste, el negocio pasó a la viuda de la que sería sucesor. Tenía el negocio en los bajos de la casa de la calle Real, número 5, fachada a la calleja.

Cuando en 1927 se sustituyó el nombre de la calle del Río por el de Goya, con motivo del centenario de la muerte de Francisco de Goya, se celebró un homenaje al artista aragonés el día 3 de febrero, festividad de san Blas. Formó parte de la comitiva que recibió a la Junta del Centenario. La Junta estaba integrada por los señores Del Arco, Jiménez Catalán y Pedro Ostalé Tudela, y la comitiva por los señores Eufemio Abad, (alcalde) Antonio Álvaro (teniente de alcalde), Justo Campos (teniente de alcalde), Antonio Ibáñez, Pascual Gracia (teniente de la Guardia Civil), Julio Ortega (notario y abogado), Ángel Astray (secretario judicial), Fernando Hueso (abogado), Manuel Vigaray, Alfredo Sola, Francisco Ortega, Enrique Bendicho, Nicolás Borja, José Benito, José Galindo, Isidro Benito y él mismo.

Alcalde en 1928, durante su mandato se prohibió el tránsito de carros por la calle Real con peso de más de una tonelada y se puso un cartel diciendo “Prohibido el tránsito de carros de dos o más caballerías y aquellos que llevan más de una tonelada de peso”.

Siendo presidente de la Cofradía de la Soledad en 1929, compró el cuadro del Cristo Llovedor que se había hecho para rifarlo y que no apareció el agraciado.

En las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 fue adjunto de la mesa electoral de la Mesa del Distrito de san Martín. A saber: Distrito 1º o del Ayuntamiento: adjuntos, José Bermúdez Marco y Blas Campos Duce; suplentes Domingo Sánchez Inogés y Ciriaco Sánchez Júdez. Distrito 2º o de san Martín: adjuntos, Isidro Benito Sanz y Manuel Acero Jarabo; suplentes Manuel Vigaray Álvarez y Francisco Sánchez Briz.

(FUENTES: BLASCO SÁNCHEZ, Jesús. ATECA Retazos históricos. 2001).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s