DON FRANCISCO GRACIÁN GARCÉS


Publicado en el Semanario La Comarca de Calatayud el 22 de noviembre de 2013

Doctor en medicina y terrateniente en Calatayud.

Hijo de Antonio Gracián e Isabel Garcés, infanzones, nació en Saviñán (Zaragoza) en 1564. Estudió Bachiller en Calatayud y luego medicina, posiblemente en Zaragoza, Huesca o Alcalá de Henares donde se doctoraría a los 28 años de edad. En 1589 se le supone de aprendiz con el cirujano de Calatayud Miguel de Andua con cuya hija, Mariana, casaría tres años después. El 25 de abril de 1592 se hizo parroquiano de San Andrés, de dicha ciudad, y cinco días después contrajo matrimonio en la iglesia del Santo Sepulcro con la adinerada Mariana, a la sazón viuda.

Marchó el matrimonio a vivir a Saviñán donde les nacieron dos hijas: Magdalena (1593), que falleció párvula, y Teresa (1595). El 25 de abril de 1595 murió Mariana del posparto de Teresa, de modo que el doctor Gracián se encontró a los 31 años de edad, viudo y con una hija de apenas diez días de vida.

Un año después, el 24 de junio de 1596 Francisco Gracián fue contratado por seis años como médico de Belmonte con una retribución que apenas sobrepasaba los 2.500 sueldos jaqueses anuales, y el 21 de enero de 1597 se casaba en Santa María de Calatayud con la joven de 19 años Ángela Morales Torrellas pasando a vivir al pueblo donde estaba ejerciendo.

En Belmonte nacieron Manuel (1597), Magdalena (1599), Baltasar (1601) y Francisco (1602).

El 11 de junio de 1602, en la torre de Gaspar de Sayas, de Calatayud, hizo contrato con los jurados de Ateca como médico de dicho lugar por un periodo de seis años, debiendo hacerse cargo del empleo el día de San Pedro del mismo año, y con un salario de 5.600 sueldos jaqueses anuales (cantidad que duplicaba sobradamente a la que cobraba en Belmonte, lo que indica que su profesionalidad y buen hacer habían trascendido en la comarca) pagaderos por trimestres y libre de pechas, contribuciones, azofras y alojamientos (hospedaje de soldados). Su obligación era, según el contrato, visitar a los enfermos dos veces al día (mañana y tarde) y, en caso de accidente, acudir a casa del paciente a cualquier hora que fuera llamado, ya fuera del día o de la noche. Podía ausentarse ocho días al año poniendo un sustituto por su cuenta y tenía la obligación de pernoctar en el pueblo seis días a la semana bajo pena de veinte sueldos.

Este contrato sería renovado por otro de doce años (1608-1620) por el salario de 5.760 sueldos jaqueses anuales, 160 sueldos más por el concepto de alquiler de vivienda. Este contrato se hizo en 1605, tres años antes de concluir el anterior, lo que corrobora que ambas partes se mostraban satisfechas.

Durante su estancia en Ateca tuvieron el matrimonio Gracián-Morales los siguientes hijos:

Felipe, que nació en mayo de 1604; Juan, nacido en junio del año siguiente; Pedro, nacido en abril de 1607; Ángela, en junio de 1609; Francisco (su hermano Francisco nacido en Belmonte había fallecido), en febrero de 1612; Lorenzo que nació en septiembre de 1614, y Raimundo, el último, que nació en abril de 1616.

Todos fueron bautizados en la iglesia parroquial de Santa María de Ateca y allí fueron confirmados Felipe (10 de noviembre de 1609) y Lorenzo y Raimundo (18 de septiembre de 1618). En la misma iglesia se celebraron los esponsales de Teresa Gracián Andua con Miguel de Vera y Aguilar, de Calatayud (19 de junio de 1916), que irían a vivir a Villalengua.

Aunque Francisco Gracián figuraba en 1618 como parroquiano de la iglesia San Andrés, de Calatayud, seguía habitando y ejerciendo su profesión en Ateca. No obstante, no debió tardar en enfermar de gravedad, porque el 28 de enero de 1620 hizo testamento en Ateca ante el notario Pedro Gálvez Mayor dejando heredera a su mujer, Ángela Morales, y a sus hijos: Teresa; Baltasar, fraile de la Compañía de Jesús; Magdalena, monja Descalza residente en Calatayud; Felipe, Pedro, Lorenzo y Raimundo Gracián. Poco después marchó a Calatayud donde volvería a testar ante en notario Miguel de Ciria según consta en su partida de defunción, y el 28 de mayo moría en esta ciudad, un mes antes de concluir su contrato con el Concejo de Ateca. Le administró el Viático y Sagrada Unción el licenciado Mathías Trigosso. Fue enterrado en la capilla de San Cosme de la iglesia de San Andrés.

(FUENTES: BOLOQUI, BELÉN. Niñez y adolescencia de Baltasar Gracián. Revista SUPLEMENTOS (Barcelona) nº 37, marzo de 1993; TOBAJAS GALLEGO, FRANCISCO. Francisco Gracián y los médicos en “El Criticón”; BLASCO SÁNCHEZ, JESÚS. La familia de Baltasar Gracián en Ateca. Semanario La Comarca, de Calatayud, nº 287 del 7 de marzo de 1997).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s