DON LUIS AZPEITIA MOROS


Don Luis Clemente Silverio Antonio Azpeitia y Moros era hijo de Bernardino Azpeitia Badules y de su segunda esposa Josefa Moros Pardillos. Hermano de Florentino y hermano por parte de padre de Joaquín y Esteban. Casó con Pilar Gimeno Almech, hija de José María Gimeno Moros.

Fabricante de harinas y de aguardiente. Por parte de su esposa recibió la tercera parte del primer lote que se hizo de los bienes de la compañía harinera Gimeno-Azpeitia fundada por Jose María Gimeno, Bernardino Azpeitia y otros. Al disolverse la sociedad en 1889, la fábrica de harinas de san Martín, la pollera y la casa del Prado tocó en suertes a José María Gimeno Moros, que de inmediato cedió su parte a su hija Pilar; a Concepción Ucelay, que vendió su tercio a Mariano Montón;  y a Josefa Moros, viuda de Bernardino Azpeitia Badules y madre de Luis. El matrinonio Luis y Pilar, Josefa Moros y Mariano Montón, con un tercio cada uno, reanudaron la sociedad con la razón Azpeitia-Montón. En 1897 Luis y Pilar vendieron su tercio a Florentino, hermano de Luis, que también compró las partes de Montón y de su madre haciéndose dueño absoluto de la fábrica.

Luis se quedó con la fábrica de aguardiente y casa que estaban junto a la fábrica de harinas (donde están los depósitos de glucosa en la entrada de la actual fábrica de Cadbury).

Esta fábrica la aportó su suegro José María Gimeno y Moros al matrimonio con Tomasa Almech Gimeno. Tenía una olla de 3 alqueces (360 litros). Luego compraron dos huertos y sobre éstos y la fábrica construyeron un edificio destinado a fabricar aguardiente y a casa vivienda y otros usos. Pasó luego a sus hijos Ramón María y Pilar, casados respectivamente con Carmen Garchitorena y Luis Azpeitia.

Hacia 1911, Luis y Pilar compraron a Ramón María y Carmen su mitad indivisa de la fábrica de forma que quedaron dueños de la totalidad. La construcción del puente de Hierro y la carretera cortaron la entrada a la fábrica y se devaluó, por lo que decidieron venderla en 1915 a Francisco Hueso de la Orden. (Don Francisco había comprado ese mismo año por 100.000 pesetas a  Florentino Azpeitia Moros la fábrica de harinas  que tenía junto el puente de hierro para trasladar allí su fábrica de chocolates que estaba en el barranco de Las Torcas. Don Florentino había adquirido en 1897 dicha fábrica [entonces con la razón Azpeitia-Montón] a Mariano Montón, a su cuñada Pilar Gimeno y a su propia madre, Josefa Moros. En cuanto al puente ya se habían iniciado los primeros estudios en 1980 y en 1910 ya se conocía la relación de afectados y en marzo los Azpeitia, Hueso y Gimeno solicitaban el cambio del proyecto por el mucho perjuicio que les ocasionaba. Sin embargo las obras siguieron adelante y, el 4 de noviembre de 1914 se hacían las pruebas y se procedía a su inauguración y recepción del puente).

(FUENTES UTILIZADAS: BLASCO SÁNCHEZ, Jesús. Pasado y presente de la Muy Ilustre Villa de Ateca. ASPACAR, 2010; Archivo Municipal de Ateca).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s