LOS HERMANOS ÁLVARO PÉREZ


Publicado en el Semanario La Comarca el 20/2/2015

En los artículos publicados en La Comarca los días 3 y 10 de 2014, se dio buena cuenta de la actividad en la política local del socialista don Antonio Álvaro Pérez y de su desventurado destino en el tristemente famoso barranco de la Bartolina, víctima de la represión. Represión que también alcanzaría a tres de sus hermanos, más o menos involucrados en los acontecimientos de los primeros días de la sublevación militar de 1936.

Tomás Álvaro Pérez era Maestro de Primaria de Trasobares y se encontraba de vacaciones en Ateca el 18 de julio. Al ver el cariz que tomaban los acontecimientos se unió a un grupo de una docena de personas que se escondió en el barranco de las Torcas huyendo de las tropas nacionales que ocuparon el pueblo. Una vez que regresaron al pueblo, fue detenido el 22 de septiembre de 1936 y conducido al mercado de abastos de Calatayud donde permaneció preso con otros 11 más de Ateca, entre los que se incluía su hermano Ernesto. El 26 de octubre fueron todos conducidos (y 14 más de otros pueblos) hacia Zaragoza, siendo fusilados en Mularroya y enterrados en una fosa común. Los restos de estos doce serían exhumados y trasladados al Valle de los Caídos en 1959.

Como a otros muchos en circunstancias similares, le fue abierto Expediente de Depuración del Magisterio y separado preventivamente de sueldo y empleo hasta que la Junta de Defensa Nacional confirmara la sanción el 16 de noviembre de 1936. Tras el expediente correspondiente en el que, tanto el alcalde como el párroco de Trasobares y el Comandante de la Guardia Civil de Borja lo calificaban de propagador en la escuela de las ideas del programa rojo, de ateo, de marxista y de mala conducta moral y falto de patriotismo, se le acusó de enemigo de la religión y la patria, de inculcar a los niños ideas marxistas y de ser propagandista del Frente Popular. Se confirmó la sentencia en junio de 1939.

Por otra parte, también se le abrió expediente de responsabilidad civil (incoado el 29/04/1937) en el que a los informes recabados en Trasobares se unieron los dados en Ateca que, aún siendo negativos no fueron tan duros como los de aquél pueblo. Se le impuso una multa de 25.000 pesetas que, al no ser abonada, el Juez de Instrucción, Sr. Cusculluela, hizo publico un escrito en febrero de 1938 para que compareciera ante el juzgado o, de lo contrario, se procedería a la ejecución y cobro de las incautaciones a las que estaba sometido por contrario al Movimiento Nacional. (Como quiera que ya había sido fusilado, sólo se entiende esta diligencia por no constar fehacientemente su defunción). Dos meses más tarde, el Juez de Instrucción y Especial de Incautaciones de Ateca y su Partido, Joaquín García-Monge y Martín, hizo saber, en abril de 1938, que por no haber hecho efectivas las 25.000 pesetas que se le habían puesto de sanción, se iba a proceder a la subasta de sus bienes.

Como en la subasta de sus bienes no pujó nadie, se volvieron a subastar el 16 de noviembre de 1936 con una baja del 25 %.

Benigno Álvaro Pérez, como su hermano Tomás, huyó al monte al ser ocupado el pueblo. No obstante, decidió volver y con Ernesto (su otro hermano) y Jesús Monge avituallaron a algunos de los grupos que permanecían huidos.

Benigno había sido elector del Frente Popular y firmante del escrito presentado por la Asociación Labor y Libertad en abril de 1936  pidiendo la destitución del médico José Payno Marchante y del recaudador municipal Enrique Marín Compés por manifiesta dejación de sus deberes, según ellos. Sin embargo, en el expediente de responsabilidad civil (incoado el 29/04/1937) no se le acusó de calificación política alguna considerándolo incapaz de ello debido a la minusvalía que padecía, y el caso fue sobreseído. Más tarde, un informe del comandante del puesto de la Guardia Civil, dado en el verano de 1941, lo calificaba como persona que se destacó contra el glorioso Movimiento.

Ernesto Álvaro Pérez también fue de los que huyeron al monte con la ocupación del pueblo. Regresado a casa, en compañía de su hermano Benigno y Jesús Monge, tal como se ha dicho antes, salían a avituallar a los grupos que continuaban escondidos.

Como su hermano Tomás, fue apresado el 22 de septiembre de 1936, conducido al mercado de abastos de Calatayud y fusilado con el grupo de detenidos en Mularroya.

En el expediente de responsabilidad civil que se le incoó el 29/04/1937 se le acusó de haber tenido relaciones con dirigentes de UGT y Juventud Libertaria de la localidad y ser extremista y propagador de su ideología revolucionaria. Se reconoció su detención el 29 de septiembre pero se le dio por huido y desaparecido. Se le impuso la multa de 10.000 pesetas.

(FUENTES UTILIZADAS: ÁLVARO BLASCO, J. Javier. Segunda República y represión franquista en Ateca (Zaragoza). Fundación Bernardo Aladrén; MARTÍNEZ GARCÍA, Francisco. Ateca entre 1800 y 1975. Institución “Fernando el Católico”, 2011).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s