IGNACIO ABDÓN APARICIO BLASCO


Publicado en el Semanario La Comarca el 11/4/2015

Hijo de Francisco y Victoria, nació en Ateca el 30 de julio de 1875. Fueron sus abuelos paternos Mariano Aparicio y Manuela Sánchez y abuelos maternos Mariano Blasco y Francisca Burbano. Hermano de Francisco y Melitón. Casó con Flora Obensa Enguita (Montón ¿?-Ateca 1950) de cuyo matrimonio nacieron Mariano e Ignacio (este último fallecido prematuramente).

Ejerció el oficio de sillero con su padre hasta que se fue a cumplir el servicio militar.

Héroe de la guerra de Cuba, ingresó en caja el 8 de diciembre de 1894 y destinado a Cuba en 1896. Salió de Santander el 17 de febrero en el buque Santiago llegando a Cuba el 7 de marzo. Tras pasar por Regla, Guanajay y Aremisa, el día 15 entró en combate en el Ingenio Walterno contra las partidas insurrectas de Antonio Maceo y Quitín Banderas. El día 20 volvió a luchar contra las mismas en el Alto de Montesinos y Potrero de la Merced. Tras permanecer en Capote, Gabrela y Pitirri varios meses, pasó al Batallón Isabel II. En enero de 1897 llegó a Remedios participando en una docena de batallas contra la partida del Negro González y otras escaramuzas más. El 28 de febrero  ingresó enfermo en el Hospital de Remedios donde permaneció un mes regresando a su puesto el 3 de abril. El 23 de septiembre recibió la Cruz de plata con distintivo rojo, con pensión vitalicia mensual de 7 pesetas y 50 céntimos, por el hecho de armas ocurrido el 23 de marzo en Faribomico y Delicias..En 1898 participó en 8 batallas y en trece escaramuzas. El 8 de mayo de 1898 volvió a Remedios combatiendo en tres ocasiones. El 28 de diciembre se trasladó a Palmira y de allí a Juaguaramas. En 1899 llegó a Abreus donde embarcó en el vapor Ciudad de Cádiz con dirección a España llegando a La Coruña el 9 de febrero de 1899. Obtendría la licencia absoluta el 20 de febrero de 1904.

El Domingo de Resurrección de 1899 se celebró en Ateca un festejo taurino protagonizado por aficionados locales en el que se mataron dos novillos. Actuó como espada Gregorio Mamblona el Artillero; de sobresaliente Lázaro García el Telegrafista; de banderilleros Ricardo Cristóbal el Garellano, Francisco Cristóbal Lealtad, Arturo Bosch y Agustín Lozano Almansa; de puntillero Ignacio Aparicio. Abrió plaza como alguacilillo el jinete Romualdo Remartínez. Presidieron el festejo las señoritas Pía Soriano, Pilar del Real, Concha Montón y Silvana Florén.

En las fiestas de 1911 fue agredido en el café de Mariano Olmera por el alguacil Ricardo Cristóbal.

Firmó en 1917 el escrito solicitando la supresión de los canales sobre el río Manubles para evitar los riesgos de que entrera el agua en la calle Real en las riadas (como ocurrió en la del 22 de julio del año anterior) lo que nos hace suponer que ya era propietario del café-bar “Universal” (uno de los dos cafés del pueblo, el otro era el de Moros) donde se expendían también helados, bocadillos y se fabricaban gaseosa. Este establecimiento pasasaría a su hijo Mariano y, luego, por las manos de Francisco Acero (que cambió el nombre original por el de  “ATK”), Manuel Acero, Ángel Vicén y Javier Pedrejón que cerró en 1912.

En 1931 solicitó hacer un quiosco en la plaza, junto a la cantera, para servir refrescos, gaseosas y similares en doce veladores, por un tiempo de 10 años y un canon de 50 pesetas anuales y que revertiría la propiedad al ayuntamiento al finalizar el contrato. Se le autorizó hacerlo pegado a la cantera del río Manubles, como él pedía, con unas dimensiones de 6 x 4 metros. Además se le permitió poner 12 veladores a razón de 50 pesetas al años, y si ponía más veladores, sería a razón de 5 pesetas por velador y año. Todo ello con la obligación de cuidar los árboles de la plaza.

Este quiosco lo abría en temporada de verano y para animar el ambiente, en julio de 1933, puso un aparato de radio que acabó produciendo molestias al vecindario  de manera que el concejal Francisco Ortega se quejó en un pleno. Pasado el plazo de diez años, el quiosco pasó propiedad municipal y el ayuntamiento siguió arrendándolo los veranos a diferentes hosteleros (al mismo Ignacio Aparicio, a su hijo Mariano y a su sucesor Francisco Acero) hasta su desaparición con la remodelación de la Plaza en 1960.

En las elecciones municipales de 23 de abril de 1933 fue adjunto de la Junta municipal del Censo Electoral  por el Distrito 2 sección 1ª. También fue adjunto de la mesa electoral en las elecciones generales a Diputados a Cortes del 19 de noviembre del mismo año.

Hombre de gran corazón, no dudó de acoger a hijos de sus familiares más allegados.

Falleció en Ateca el 21 de marzo de 1954 a los 81 años de edad.

(FUENTES: ÁLVARO BLASCO, J. Javier. Segunda República y represión franquista en Ateca (Zaragoza). Fundación Bernardo Aladrén; BLASCO SÁNCHEZ, Jesús. Pasado y presente de la Muy Ilustre Villa de Ateca. ASPACAR, 2010; MARTÍNEZ GARCÍA, Francisco. Ateca entre 1800 y 1975. Institución “Fernando el Católico”, 2011; ÍDEM. Del Juego al Arte, Historia de los toros en Ateca. Diputacuón Provincial, 2002; Archivo Parroquial de Ateca).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s