DON JOAQUÍN BENIGNO TEJERO PASCUAL


Publicado en el Semanario La Comarca el 11/12/2015

Nacido en 1885. Hijo de Joaquín y María. Casado con Milagros Duce Sabroso.

Socialista. Se presentó por la candidatura radical socialista a las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 junto con Antonio Álvaro Pérez, José Sánchez Fuentes, Enrique Bendicho Cristóbal, Enrique Moreno Ibáñez, José Saldaña Pérez y Agustín Ayerbe Bartolomé sacando 194 votos por el distrito de la casa consistorial por lo que obtuvo el acta de concejal. Tomó posesión del cargo el día 15, día en que se constituyó el primer ayuntamiento republicano. El día 18 se formaron las comisiones y fue nombrado vocal de la de Fomento y Policía Rural.

En el pleito que se originó por la expropiación de la finca Armantes fue comisionado por el Ayuntamiento, junto con Vicente García, para valorar los trabajos hechos en dicha finca para abonárselos a su dueño y, en 1932, apoyó la petición de la Asociación local Labor y Libertad para desterrar a José María Jimeno Alcolea (propietario de la finca) y Ricardo Gil Pérez (administrador del vendedor).

En 1933 era, junto con Domingo Sánchez Inogés, suplente del distrito 1, sección 1ª de la Junta Municipal del Censo Electoral.

Al celebrarse las elecciones de noviembre de 1933 y constituirse el nuevo Ayuntamiento el 24 de abril de 1934 con el radical Manuel García Lavilla como alcalde a propuesta del Gobernador Civil, Elviro Ordiales, los concejales socialistas protestaron por considerar que el Partido Radical no tenía representación en Ateca como para que un miembro suyo fuera alcalde y abandonaron el pleno. Las tensiones originadas llevaron a Manuel Lavilla a presentar la dimisión poco más tarde y el nuevo Gobernador, Otero Mirelis, solucionó la crisis destituyendo a los concejales socialistas, entre los que se encontraba Joaquín Tejero, y cubrió sus vacantes con simpatizantes de la CEDA. Como alcalde nombró a Rafael Bosch Fraile, del Partido Radical.

Durante el bienio 1934-1935 fue vocal de la Junta Electoral.

En 1936 volvió a formar parte del gobierno municipal, pues al triunfar en las elecciones generales de febrero de 1936 el Frente Popular (coalición de Unión Republicana e Izquierda Republicana), cesó el ayuntamiento conservador y se repusieron los concejales de las elecciones del 12 de abril de 1931: Agustín Ayerbe, Joaquín Tejero Pascual, José Saldaña Pérez, José Sánchez Fuentes, Justo Campos Duce (fallecido), Enrique Moreno Ibáñez, Rafael Bosch Fraile, Enrique Bendicho (que no recogió su acta de concejal), Manuel Vigaray (que no recogió su acta de concejal) y Antonio Álvaro (este último como alcalde accidental hasta que se celebrasen elecciones municipales).

Como elector del Frente Popular no dudó en firmar el escrito presentado al Ayuntamiento por la Asociación Labor y Libertad en abril del 36 pidiendo la destitución del médico José Payno Marchante y del recaudador municipal Enrique Marín Compés por “manifiesta dejación de sus deberes”.

En julio del mismo año era vocal de la Junta de la Agrupación Socialista, y al estallar la rebelión militar y a la vista de los acontecimientos ocurridos en Ateca los primeros días del Movimiento, supuestamente junto con el resto del Ayuntamiento (se supone que no todos) y el secretario, se escondió en el paraje de los Sieterríos.

Asentados en la zona los nacionales, fueron volviendo muchos de los huidos, entre ellos Joaquín. Detenido poco después, fue fusilado el 29 de noviembre.

La Comisión Provincial de Incautaciones le abrió expediente de Responsabilidad Civil el 29 de abril de 1937 según al artículo 6º del Decreto-Ley de enero de 1937 acusado de ser segundo teniente de alcalde con el Frente Popular y destacarse en su propaganda pública y privada. Se le dio por desaparecido pero se reconocía su detención, aunque en fecha posterior a su muerte.

En febrero de 1938 el Juez de instrucción, Sr. Cusculluela, le requería para que en el plazo de tres días pagara la sanción de 3.000 pesetas que le había sido impuesta o, de lo contrario, se procedería a la subasta de los bienes incautados (se desprende de este requerimiento que no se había hecho diligencia de su defunción). Dos meses después, el Juez de Instrucción y especial de incautaciones de Ateca y su Partido, Joaquín García-Monge y Martín, hacía saber que, por no haber hecho efectivas las 3.000 pesetas que se le habían puesto de sanción, se iba a proceder a subastar sus bienes, subasta que se suspendería por hacerse finalmente efectiva la multa.

 

(FUENTES UTILIZADAS: ALVARO BLASCO, J. Javier. Segunda República y represión franquista en Ateca (Zaragoza). Fundación Bernardo Aladrén; MARTÍNEZ GARCÍA, Francisco J. Ateca entre 1800 y 1975. Institución “Fernando El Católico”, 2011; Archivo Parroquial).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s