DON JOSÉ MARÍA GIMENO MOROS


Publicado en el Semanario La Comarca el 18/12/2015

Nacido en ¿Ateca? hacia 1821. Hijo de Joaquín (de Báguena) y Joaquina (de Ateca). Sus abuelos paternos fueron Joaquín Gimeno y Teresa López (vecinos de Báguena), y los maternos José Moros y María Ana Cejador.

Casó con Tomasa Almech Gimeno, hija de Florencio Almech, de Calatorao, y de Juana Gimeno, de Embid de la Ribera, que fallecería, siendo viuda, en Ateca en 1908 a los 83 años de edad.

Propietario y polifacético hombre de negocios, el 12 de junio de 1845, con cuarenta y un socios más, ante el notario de Ateca Manuel Azpeitia, constituyeron la sociedad minera La Amistad Aragonesa para la explotación de minas. En principio para explotar la mina La Dudosa, sita en el cerro del Explotadero, en el término de Ateca (denunciada en la Inspección de Tarragona), y cuatro minas más.

Él y 27 socios más constituyeron otra sociedad minera el 31 de diciembre de 1846 llamada El Paseo, continuación de otra del mismo nombre fundada en 1945, con el fin de explotar la mina de antimonio llamada Carrascosa en el paraje del mismo nombre en el término de Ateca y denunciada por Raimundo Erruz.

En junio de 1846 dio poderes a Julio Vinaches para que le representara en la junta o juntas que se celebrasen para constituir la sociedad minera La Ribera del Jalón en la que estaba interesado.

Hacia 1850 solicitó al Ayuntamiento el molino harinero (el de Propios o llamado de La Solana) y sus anejos para montar una fábrica de cáñamo y lino conservando el molino y el derecho a moler a maquila. El Ayuntamiento accedió pero no hay constancia de que la fábrica de cáñamo llegara a instalarse.

En 1854 arrendó a Vicente Ibáñez una casa-venta y once hanegadas por 4 años y 2.800 reales al año de renta (Casa Blanca). Otro tanto hizo en 1861.

Alcalde de Ateca en 1858, concedió licencia a Ignacio Duce para construir un panteón para albergar los restos de su familia.

En 1861 Bruno Oroz Rubio y José María Hueso Domínguez adquirían de Bienes Nacionales los molinos harineros de San Martín y La Solana respectivamente. El 8 de noviembre del mismo año formaron una sociedad limitada para la fabricación de harinas en consorcio con José María Gimeno Moros, Bernardino Azpeitia Badules, Evaristo Gómez Félez, Gervasio Ucelay Erruz y Felipe Acero Pelegrín. En nombre de la sociedad adquirió don José María mediante subasta, también procedente de Bienes Nacionales, una herrería (1864) y una casa (1865) en la cuesta de las Bodeguillas anejas al molino de Propios para, con todo, hacer la fábrica de harinas que pretendían. El molino de San Martín lo dedicaron a fábrica de harinas y el molino de La Solana lo dejaron con la misma función de moler a maquila.

Cuando en 1889 se disolvió la sociedad se hicieron dos lotes: uno compuesto de la fábrica de harinas de San Martín, la casa llamada de La Pollera, una casa grande y huerto del Prado y otros activos; y un segundo lote compuesto por el molino harinero de La Solana, una casa y huerto pequeños del Prado y otros activos. Don José María, junto con Concepción Ucelay, hija de Gervasio Ucelay, y Josefa Moros, viuda de Bernardino Azpeitia, se quedaron con el primero. A la muerte de José María Gimeno, su viuda dio su tercera parte a su hija Pilar, casada con Luis Azpeitia y Moros. Doña Concepción Ucelay vendió a su parte a Mariano Montón (casado con Vicenta Chueca) y la sociedad se reanudó con la razón Montón-Azpeitia. Pilar Gimeno vendió su parte a su cuñado Florentino Azpeitia en 1897, que también había comprado la parte de su madre Josefa Moros y la de Montón, con lo que quedó dueño absoluto del lote.

En 1862 tenía una fábrica de aguardiente junto a la fábrica de harinas en San Martín. La mitad indivisa que pertenecería a su hija Pilar, se la enajenó sin escrituras (para que no se consideraran bienes gananciales) a su futuro yerno Luis Azpeitia. Al morir don José María en 1893, su viuda hizo las escrituras dando la otra mitad a su hijo Ramón que se la vendería en 1911 a su cuñado Luis que quedó dueño absoluto de la fábrica hasta que se la vendiera a Francisco Hueso de la Orden en 1915.

Dueño Francisco Hueso de ambas fábricas, trasladó allí la de chocolates que su padre fundara en 1862 junto al barranco de Las Torcas.

Antes de 1904 fue de su propiedad la dehesa de Ascensión, que luego sería de su hijo Ramón.

No se le conoce significación política, pero debió ser monárquico porque se sabe que, tras el exilio de Isabel II, se negó a jurar la Constitución de 1868 cuando el 27 de junio de 1869 se tomó juramento a todo el Ayuntamiento, sus dependientes, empleados activos y cesantes del Ministerio de la Gobernación.

Falleció en Ateca el 31 de enero de 1893.

 

(FUENTES: BLASCO SÁNCHEZ, Jesús. Pasado y presente de la Muy Ilustre Villa de Ateca. ASPACAR, 2010; Archivos Municipal, Parroquial y de Protocolos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s