MOSÉN MANUEL GÓMEZ


Publicado en el Semanario La Comarca el 25/12/2015

De la rica y antigua familia de los Gómez. Presbítero y beneficiado de la iglesia de Santa María de Ateca en la segunda mitad del siglo XVIII que suscitó un pleito contra el Ayuntamiento:

En 1777, del archivo de la iglesia extrajo 150 libras jaquesas, sin justificar y sin conocimiento del Capítulo Eclesiástico, para viajar a Zaragoza para resolver ciertos pleitos eclesiásticos de interés particular. Enterado del caso el alcalde don Vicente Ucelay, lo expuso al consistorio y, de acuerdo con el síndico procurador del ayuntamiento, Francisco Cejador, consultaron a don José Rada (Corregidor de Calatayud), asesor del lugar, sobre qué se debía hacer. El asesor les informó que le correspondía al ayuntamiento, como patrón activo que era de la iglesia parroquial, velar porque las propiedades de la misma se conservasen y que debía exigir el reintegro del caudal extraído. El alcalde y el síndico fueron comisionados para pasar al archivo eclesiástico acompañados del escribano y hacer los requerimientos necesarios. Sin embargo, se les negó la inspección de los libros de Resoluciones, Entradas y Salidas, los cuales requisaron judicialmente y los dejaron en poder del escribano de Calatayud don Pedro Quintilla. Molesto mosén Manuel por esta actitud del ayuntamiento, recogió con engaños la firma de 21 vecinos diciéndoles que iba a conseguirles gratis que no entraran los ganados en las viñas de las Fuentes y del Val antes del día de Todos los Santos. No obstante, emplearía los poderes conseguidos para denunciar al consistorio ante el Real Acuerdo (máximo órgano consultivo y de gobierno en Aragón presidido por el capitán general y los miembros de la Real Audiencia, instaurado por Felipe V) acusándole de inobservancia de las Reales Órdenes pretendiendo con ello anular las propuestas de Oficiales de Justicia del ayuntamiento, asegurando que no eran legítimos sus nombramientos. También denunciaría ante el Padre Provincial de los Capuchinos, aprovechando una visita que hizo a la Comunidad, que las autoridades se congregaban con los frailes en el convento y tenían meriendas y comilonas convirtiéndolo en un figón; que los frailes eran poco observantes y religiosos, y que las ventanas de la nueva obra del convento eran más rasgadas de lo que la Orden permitía.

Enterado el ayuntamiento de las denuncias, quiso hacer diligencias ante Tarazona, y Zaragoza si fuera preciso, para conocer al denunciante, pero el mismo mosén Manuel se confesó autor. Conocido el causante, y de conformidad con la Real Cédula de Su Majestad de 1776, acordaron hacer acusación criminal contra dicho eclesiástico ante el Juez Eclesiástico de este Partido, con el voto en contra del diputado Manuel García y del regidor Blas Pascual que protestaron para que se siguiera por la Real Audiencia pues para ello se había dado la citada comisión.

Los 21 propietarios que firmaron el poder dado a mosén Manuel testificaron que habían sido manipulados y engañados por mosén Manuel Gómez para su venganza personal y fue condenado a pagar las costas y recluido en el convento de Santo Domingo de Calatayud. Diez días después, las autoridades locales solicitarían del Juez Eclesiástico la suspensión de la condena bajo la promesa hecha por el condenado de pagar cuanto el ayuntamiento había gastado en el pleito. El Juez accedió encomendando al sacerdote que en lo sucesivo no se mezclara en asuntos de gobierno del pueblo.

Como ejemplo de las declaraciones de los testigos, trascribimos la que hizo el primero de ellos: “Que fue llamado por un vecino para prestar su nombre para que respetasen las viñas de la pardina [Manubles] hasta su tiempo, porque mosén Manuel Gómez que con sólo eso él las defendería sin que nada le costase. Que fueron a casa del escribano Miguel García y que no se habló de la propuesta de oficiales, si no sólo de lo de las viñas y que si se hubiese hablado de ello no hubieran accedido porque sólo fueron por lo de las viñas”.

En cuanto a la suspensión de la pena se hicieron las siguientes diligencias:

Petición del Ayuntamiento de la petición de libertad: “… [el Ayuntamiento] expone a V. S. en el expediente a su instancia contra mosén Manuel Gómez, Presbítero Beneficiado de la parroquia del mismo lugar, sobre haberse ingerido en negocios del gobierno del pueblo fomentando y formalizando cierto memorial para el Real Acuerdo a nombre de algunos vecinos que tomó para ello, pidiendo que a los actuales oficiales del gobierno que para los respectivos nuestros empleos íbamos propuestos no se nos nombrase en ellos y sí a otros que expresaba el memorial, más observantes y subordinados en el cumplimiento de las leyes y Reales Órdenes… presentado recurso… suspendiera ésta y cualquier diligencia bajo el allanamiento que hacía de dar la debida satisfacción y pagar cuanto el Ayuntamiento hubiese expendido en el recurso… se contentó y contenta con los 10 días que ha estado retirado en el convento de santo Domingo de Calatayud….pide y suplica se sirva poner en libertad a mosén Manuel Gómez…”

Resolución de 25 de abril de 1777 del Juez Eclesiástico “… mandamos a dicho mosén Manuel Gómez se restituya a su residencia del lugar de Ateca y le mandamos que en adelante no se mezcle en asunto de gobierno del pueblo… y satisfaga al Ayuntamiento las costas y gastos… y se le entregue testimonio de este memorial…

 

(FUENTES: Archivo municipal. Libro de acuerdos. Ver también Capuchinos, Capítulo y Ayuntamiento. Desavenencias, por Jesús Blasco. Revista ATECA, nº 2, septiembre 1994, editada por la Asociación Cultural Naturateca).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s