DON LUIS FLORÉN LOZANO


Publicado en el Semanario La Comarca el 29/1/2016

Hijo del celador de telégrafos en Calatayud Raimundo Florén Cristóbal (fusilado en Sigüenza en 1936) y de María Lozano Cansado, nació en Ateca (calle La Cárcel) el 28 de octubre de 1912.

Licenciado en 1935 en Filosofía y Letras, ejercería como profesor en el Instituto La Gasca donde lo certificaron como archivero, arqueólogo y bibliotecólogo.

Por sus ideas políticas, en 1936 fue detenido e ingresado en la checa de la calle Ponzano de Zaragoza y posteriormente destinado al frente. Fue llamado a declarar a retaguardia y huyó al bando republicano. Cayó prisionero y pudiendo escapar cruzó los Pirineos en 1939 exiliándose en Francia donde fue internado en un campo de concentración, pudiendo, luego, marchar a la República Dominicana.

En la República Dominicana, se le nombró catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras, y director de las Bibliotecas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo desde 1939 hasta 1953. Allí contrajo matrimoio con la licenciada Alina Romero, de cuyo matrimonio nacieron cuatro hijos: Angélica (médico), Marisol (bliliotecóloga y archivocóloga), Luis (ingeniero) y Manuel (ingeniero).

En mayo de 1953 se vínculo a Colombia como jefe del Servicio de Intercambio Científico del Centro Interamericano de Vivienda y Planteamiento Urbano (CINVA) hasta septiembre de 1959, fecha a partir de la cual inició su destacado desempeño como segundo director de la Escuela Interamericana de Bibliotecología (EIB).

A la par que trabajaba como documentalista del CINVA, compartió sus labores con los ilustres pioneros de la bibliotecología colombiana. Por eso se ganó un honroso lugar entre ellos, trabajando en varios proyectos como las Primeras Jornadas Bibliotecológicas, el acontecimiento más notable de la profesión en la primera mitad del siglo XX.

Como pionero y socio fundador de la actual Asociación Colombiana de Bibliotecólogos y Documentalistas (ASCOLBI) fue signatario de su primera Asamblea (1956), figurando en la Comisión Organizadora y en la Comisión de Alto Nivel para el proyecto de estatutos se debían debatir en la Asamblea General.

En diciembre de 1956, la Junta de la nueva Asociación lo nombró de la Comisión de Publicaciones que, tras denodado empeño editorial lanzó el primer número del Boletín de ASCOLBI. Formó parte del Comité de Redacción durante 1957 y 1958. Y fue autor de dos secciones que mantuvo durante varios años en el Boletín: la bibliotelógica y bibliográfica, y las informaciones sobre el movimiento bibliotecológico nacional e internacional. También le correspondió actuar como director del mismo Boletín en varios números de 1957 y 1958.

En su primer artículo “La Bibliografía bibliotecológica”, muy breve, reflejaba su vocación de bibliógrafo.

En 1960 recibió el premio nacional Rubén Pérez Ortiz, de ASCOLBI, como Bibliotecario del año, en atención a sus “méritos relevantes adquiridos a través de múltiples actividades, encaminadas a su fin de positivo beneficio para la Bibliotecología colombiana”.

Como director de la EIB, le correspondió asistir a innumerables eventos profesionales en el país y en el exterior, y dejó muy alto el nombre de la Escuela y de la Universidad. En su representación, unas veces como ponente, conferenciante, panelista, moderador y asesor, otras como asistente, se corrió prácticamente toda la geografía nacional, del continente norteamericano y latinoamericano, y una buena parte del Viejo Continente.

Las más importantes revistas profesionales de habla española y portuguesa, así como algunas muy prestigiosas de habla inglesa, lo invitaron a tomar parte de las consejerías y comités editoriales. También fue autor prolífico de artículos, ensayos, bibliografías, ponencias, etc., publicadas en la República Dominicana, Colombia, Estados Unidos y Europa. Fue entusiasta impulsor de la creación de una asociación de escuelas y facultades de bibliotecología y ciencias de la información, y como tal fue nombrado presidente de la recién creada Asociación Latinoamericana de Bibliotecología y Ciencias de la Información (ALEBCI), una de las pioneras para fortalecer los vínculos y propiciar el intercambio entre instituciones que educan al profesional universitario en América latina.

Gestor y miembro del Comité organizador de la afiliación de Colombia FID/CLA, tuvo el honor de llevar la representación de la EIB, a la inauguración de su biblioteca en Nueva York, así como ser el representante del Instituto Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y Tecnología “Francisco José de Caldas” en la primera Reunión del Sistema Mundial de Información Científica, realizada en París y convocada por la UNESCO.

Participó como ponente en la “mesa redonda sobre las organismos internacionales y las bibliotecas en Colombia” en la celebración de la Semana de la UNESCO celebrada en Bogotá en septiembre de 1960.

En 1962, con distinguidos colegas, lideró la creación de la asociación especializada llamada Bibliotecarios Agrícolas Colombianos.

La bibliografía científica comenzó en Colombia gracias a su gestión como investigador, autor y editor de bibliografías, índices, catálogos y repertorios en distintas disciplinas.

La rectoría de la Universidad Antioquia le rindió homenajes poniendo el nombre de Luis Florén Lozano a una de las aulas de la Escuela Interamericana de Bibliotecología.

También fue catedrático de Biblioteconomía y bibliotecario del Centro de Relaciones Internacionales de la Dotación Carnegie en Ciudad Trujillo y director de la Escuela Interamericana de Bibliotecología en Medellín (Colombia) de la que depende Asociación de Egresados que entrega cada año el premio que lleva el nombre de tan ilustre atecano.

Fue autor de de numerosas obras sobre Bibliotecomanía.

Falleció inesperadamente en Bogotá el 20 de octubre de 1973 cuando asistía, como director y representantee dela Escuela Interamericana de Bibliotecología (EIB) al IV Congreso Regional sobre Documentación y 13ª Reunión dela Federación Internacional de Información y Documentación para América Latina.

 

(FUENTES: Google. Pioneros bibliotecología. Luis Florén Lozano, por Saúl Sánchez Toro; Archivo Parroquial de Ateca).

Anuncios

Un pensamiento en “DON LUIS FLORÉN LOZANO

  1. Pingback: Abiertas postulaciones al premio Luis Florén Lozano | ASEIBI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s