DIRECTORES DE BANDAS DE MÚSICA: DON VICENTE HERNÁNDEZ ADÁN


Publicado en el Semanario La Comarca el 10/6/2016

Con la creación de la banda Santa Cecilia surgieron una serie de tensiones entre la nueva banda y la entonces denominada Banda Musical que desembocaron en la disolución de ambas por el Gobernador a propuesta del Ayuntamiento.

Al marchar a Valencia en 1929 el director de la banda considerada como municipal, don Manuel Lechuz, se hizo cargo de la misma don Jesús Prada “El Pobre”, músico militar, que apenas si duró un año.

En enero 1932 el Consistorio decidió reorganizarla y mandó redactar un contrato privado para suscribirlo con los músicos de la banda, y un inventario de los instrumentos que se hallaban en su poder. En abril estaba ya reorganizada y a finales de mes aprobado su reglamento.

En julio el Ayuntamiento contrató a don Vicente Hernández Adán, músico de la Legión en la banda de su unidad, al que ofreció 1.500 pesetas por lo que quedaba de año, las habitaciones del edificio de la cárcel para vivienda en tanto no se necesitaran (la prisión del Partido había sido suprimida como consecuencia del Decreto de 10-9-1931), siendo la luz por su cuenta y también la vivienda si tuviese que buscar otra nueva. Sin embargo, a finales de mes el nuevo director reunió a los músicos y les manifestó que con aquellos emolumentos era imposible continuar al frente de la banda, inquietud que fue trasladada al Ayuntamiento quien, con el fin de que no se volviera a deshacer la banda, le ofreció el puesto de pesador de la báscula de remolacha de San Blas con el salario de 8 pesetas por día trabajado.

Durante el lapso sufrido por la banda entre los directores Prada y Hernández fue la Santa Cecilia la que amenizaba las festividades patronales y los festejos del 14 de abril, “Día de la República”. No fue así para las fiestas de Nuestra Señora de la Peana de 1932 que se le contrató para que alternara con la banda subencionada por el municipio.

En octubre del año siguiente el Ayuntamiento decidió sacar a concurso el puesto de pesador de la báscula, y aunque concurrió don Vicente, no le fue concedido, con lo cual su situación volvió a ser precaria. En abril de 1934 apareció un decreto referente a las bandas de música que debió poner al Consistorio en una situación embarazosa y decidió disolverla. El Sr. Hernández recurrió esta decisión alegando que no se podía disolver a partir de dicho Decreto porque él pasaría a la situación de excedencia forzosa, y pedía, además, el reconocimiento de sus servicios.

La situación legal de la banda y del director debía de ser un tanto confusa, y el Ayuntamiento se ratificó en el acuerdo tomado alegando que la tal banda no era municipal, sino que mediante un acuerdo contractual amenizaba las festividades locales a cambio de un auxilio o subvención.

El 16 de junio de 1934 se volvió a constituir sin carácter de municipal con el nombre de Unión Musical, firmando sus componentes un contrato con el Ayuntamiento, por el que se comprometían a amenizar las festividades por una subvención anual del 1.500 pesetas pagaderas por mensualidades, y siendo por cuenta de la banda los gastos de luz y calefacción de la academia. Pero aquel mismo verano don Vicente dejó el cargo, sin duda porque la nueva situación laboral no le reportaba ninguna ventaja a su hoja de servicios.

A don Vicente le sucedió don Gregorio Hernández Per, que se hizo cargo de la dirección de Unión Musical en 1935.

 

(FUENTES: CAMPOS INOGÉS, José y BLASCO SÁNCHEZ, Jesús. Bandas de Música de Ateca. Primer Centenario. 2005).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s