DIRECTORES DE BANDAS DE MÚSICA: DON LUIS AGUILAR LOZANO


Publicado en el Semanario La Comarca el 15/7/2016

Don Luis Aguilar Lozano (Ateca 1907–1987) empezó a estudiar música a los diez años en la capilla musical de la parroquia dirigida por don Jesús Núñez, coadjutor de la parroquia, siendo párroco mosén Benigno Hernández y teniendo como compañeros a Pascual Pardos “El Chez”, Jesús García “Ladillas”, Salvador Aladrén (que más tarde sería organista de la parroquia) y José Montero. Allí mostró ya sus innatas cualidades musicales y no tardó en ingresar en la banda como clarinete bajo la batuta de don José Enguita Sabroso. Estudió solfeo, armonía, teoría musical, canto y algo de dirección.

Cuando se creó en 1927 la banda de Santa Cecilia bajo la dirección de don José María Vilar se pasó a ella y, a la marcha de éste, quedó como director.

Al marchar para hacer el servicio militar le sustituyó don Pedro Echevarría Bravo.

A su vuelta de la “mili” en 1929 se hizo cargo nuevamente de Santa Cecilia utilizando como academia distintas casas particulares en las calles Carralmazán, callejón de Gómez, Arial Bajo y San Martín.

Aquel mismo año marchó de Ateca el director de la banda considerada como municipal, don Manuel Lechuz, y se hizo cargo de la misma don Jesús Prada “El Pobre”, músico militar, que apenas si duró un año. No sabemos las causas de su marcha, pero bien pudo ser debido a las tensiones surgidas entre los músicos de ambas bandas, pues sabemos que en agosto del año siguiente (1930) el pleno del Ayuntamiento facultaba a la Comisión Permanente para que se hiciera cargo de la solución del conflicto que existía en la Banda Municipal, llegando a su disolución si era preciso.

Se requirió la mediación del Delegado Gubernativo del Partido quien, en interés general y para evitar acaloradas disputas y posibles alteraciones del orden público, les invitó a resolver las diferencias de la forma más factible. Ante la persistente cerrazón de sus componentes para llegar a un acuerdo, el Ayuntamiento acordó enviar un memorial al Gobernador haciendo las consideraciones más atinadas del comportamiento de las dos bandas y solicitar la destitución de ambas. De esta manera se tomaba el Ayuntamiento un compás de espera “para con unánime criterio ver la forma de proporcionar a los vecinos la cultura musical”.

Disueltas que fueron las dos bandas por el Gobernador, no se les permitió tocar en la localidad y, para hacerlo en otros pueblos, necesitaban autorización del Delegado Gubernativo del Partido, que por otra parte sí que les permitía ensayar en los locales que arrendaran. A los músicos que fueron de la banda dependiente del Ayuntamiento les permitía, además, usar los instrumentos del municipio.

Cuando estalló la guerra civil del 36 las circunstancias reinantes pusieron bajo la batuta de don Luis Aguilar a los músicos no movilizados de las dos bandas.

Pasada la guerra, hubo un malogrado intento de Santa Cecilia en reanudar sus actividades con don Luis como director, y en 1947 se unificó con la Agrupación Musical nacida en 1941 con los músicos de la extinguida Unión Musical. En aquella unificación influyó mucho el interés puesto por el entonces alcalde de Ateca don José Monge. En la Agrupación Musical ejerció como subdirector mereciendo los elogios de su director don Gregorio Tejero.

En 1953 la Agrupación Musical se convirtió en municipal y la plaza salió a concurso siendo cubierta por don José Blasco Calderón. Cuando don José marchó a Guadix (Granada) en 1961, se amortizó la plaza y dejó otra vez la banda de ser municipal. Por su amor a la música, a la banda y a su pueblo, don Luis se hizo cargo de la dirección de los músicos con las mismas obligaciones establecidas en el Reglamento de 1953 a diferencia de que el sueldo del director sería convenir entre las partes.

Durante esta etapa, don Luis, con este reducido grupo fruto de varias generaciones y bandas, mantuvo viva la tradición ancestral de amenizar las fiestas con nuestros propios músicos.

Su última actuación fue en las fiestas de 1975, y con su marcha quedó totalmente desmembrada la Banda, y la mayoría de sus catorce músicos colgaron definitivamente los instrumentos.

Como homenaje póstumo se celebró una misa en su recuerdo el 6 de septiembre de1998.

 

(FUENTES: CAMPOS INOGÉS, José y BLASCO SÁNCHEZ, Jesús. Bandas de Música de Ateca. Primer Centenario. 2005).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s